Consejos para los padres

A continuación, detallamos algunos consejos que le servirán de gran ayuda y le permitirán mejorar la comunicación con su hijo:

  1. Acostumbren a su hijo a mirar siempre a la persona que habla, aunque no tenga grandes dificultades de audición. Es bueno que se habitúe a prestar atención.
  2. Enseñen a su hijo a no interrumpir a su interlocutor antes de que éste finalice la frase. Es posible que el niño no haya entendido el comienzo de la frase, pero pueda deducir el significado del mensaje por el final de la misma.
  3. Enseñen a su hijo a pedir a su interlocutor que repita la frase si no la ha entendido.
  4. Enseñen a su hijo a resumir lo que ha entendido, para que el interlocutor sepa si debe agregar algo o completar el mensaje.
  5. Si les parece que su hijo no ha entendido, repitan la frase con otras palabras. Indiquen a su hijo el tema de conversación (por ejemplo: “Ahora hablamos de __.”)
  6. Expliquen a su hijo que después de las clases puede sentirse más cansado que sus compañeros porque debe hacer mayores esfuerzos para concentrarse.
  7. Alienten a su hijo. Trátenlo con la mayor naturalidad y pidan a las personas de su entorno que también procedan de esta forma.
  8. Hablen con su hijo claramente, a una distancia de 1–2 metros, o utilicen un sistema de FM.
  9. Presten atención a que el niño pueda mirarles la cara mientras ustedes le hablan. Podrá así percibir los movimientos de los labios y la expresión del rostro, y leer mejor los gestos. Recuerden siempre esta regla: “Si el niño no puede verme, tampoco puede entenderme.””
  10. Reduzcan los ruidos ambientales o aléjense de las fuentes de ruido. Intenten que la comunicación tenga lugar en un ambiente lo más tranquilo posible. Si su hijo usa audífonos con micrófonos direccionales, oriéntenlos de tal modo que la fuente de ruido más fuerte quede detrás y la fuente de palabra delante del niño.
  11. Articulen las palabras con naturalidad. Si realizan movimientos exagerados de la boca al hablar, esto deformará su voz y dará una expresión poco natural a su cara, lo que dificultará la interpretación de los signos visuales.
  12. Los subtítulos son una ayuda muy valiosa cuando su hijo ve la televisión o una película.

Descargue las guías de Phonak: la audición en los niños y mi hijo tiene pérdida

Vida escolar

Al igual que en casa tienen importancia la incentivación, el apoyo y el cultivo de la independencia, en el caso de las actividades escolares y extracurriculares del niño ocurre igual.

  • Reúnase tanto con los directores, como con los profesores del colegio, a fin de establecer las necesidades específicas del niño. Hable sobre la posibilidad de utilizar en clase un sistema de FM en caso de que su profesional de la salud auditiva les haya recomendado este sistema.
  • Concierte una reunión de su hijo con su profesor antes de que empiece el curso, a fin de establecer un nivel de mutua familiaridad.
  • Organice con el profesor de su hijo la adecuación del salón de clase para que ofrezca a su hijo un ambiente ideal de escucha, que incluya la elección apropiada de su asiento, cómo evitar los ruidos de fondo y aprovechar la luz natural para la lectura labial.
  • Sugiera al profesor del niño que, como parte del programa del curso, dedique una lección a la audición, lo cual puede incluir una charla sobre la pérdida auditiva o incluso una presentación de su hijo en la que explique el uso de su audífono.
  • Muestre al maestro/profesor de su hijo cómo funciona un audífono (incluso cómo se reemplaza la batería de dicho dispositivo).
  • Averigüe si en el colegio hay asistentes educativos, profesionales de la salud auditiva o patólogos del habla que puedan ofrecer a su hijo asistencia fuera de clase.