COVID-19 y la pérdida auditiva

Investigación

Comienza el impacto de COVID-19 en el estudio de pérdida auditiva

En el sitio web de la universidad se ha anunciado un importante estudio del Reino Unido para investigar el posible impacto a largo plazo de COVID-19 en la audición, dirigido por investigadores del NIHR Manchester Biomedical Research Centre (BRC) y financiado por RNID, The Dowager Countess Eleanor Peel Trust (DCEPT) y The University of Manchester.

Artículo relacionado: ‘BMJ’ publica el «primer caso reportado en el Reino Unido» de pérdida auditiva repentina relacionada con COVID-19

El estudio de un año será codirigido por el profesor profesor Kevin Munro, líder de salud auditiva del BRC de Manchester y profesor de audiología en la Universidad de Manchester, e investigará el impacto a largo plazo del COVID-19 en la audición entre las personas que han sido tratadas previamente en el hospital por el virus.

Manchester BRC cierra la brecha entre los nuevos descubrimientos y la atención individualizada a través de la investigación pionera. El tema de salud auditiva del BRC está mejorando las vidas de adultos y niños al prevenir la sordera congénita potencialmente devastadora, diagnosticar déficits auditivos relacionados con la edad adquirida y desarrollar nuevos tratamientos.

Esta investigación tiene como objetivo estimar con precisión el número y la gravedad de los trastornos auditivos relacionados con COVID-19 en el Reino Unido, descubrir qué partes del sistema auditivo podrían verse afectadas y explorar la asociación entre estos y otros factores como el estilo de vida, la presencia de una o más afecciones adicionales (comorbilidades) y las intervenciones de cuidados críticos.

Los investigadores llevarán a cabo pruebas auditivas detalladas en más de 100 pacientes previamente hospitalizados con COVID-19 y comparados con un grupo de control de personas hospitalizadas previamente por otras afecciones que no se cree que afecten a la audición. El profesor Chris Plack, jefe asociado de diagnóstico pediátrico de Manchester BRC que codirigirá el estudio, dijo: «La investigación se llevará a cabo en nuestra camioneta de investigación auditiva a medida, con instalaciones de última generación que se ajustan a los estándares clínicos para COVID-19. Con esta capacidad estamos en una posición única para llevar esta importante investigación a la carretera para que participar sea lo más fácil posible». Profesor Kevin Munro

Se sabe que virus como el sarampión, las paperas y la meningitis pueden causar pérdida auditiva, pero poco se entiende sobre los efectos auditivos del virus SARS-CoV-2.

La pérdida auditiva se ha reportado anecdóticamente como un efecto secundario de COVID-19, con un estudio reciente dirigido por Munro, que sugiere que más del 13% de los pacientes que fueron dados de alta del hospital informaron de un cambio en su audición.

Munro dijo: «En los últimos meses he recibido numerosos correos electrónicos de personas que informaron de un cambio en su audición, o tinnitus después de tener COVID-19. Sabemos que los virus pueden dañar la audición, por lo que el virus responsable de COVID-19 también puede dañar la audición. Si bien esto es alarmante, se requiere precaución al interpretar este hallazgo, ya que no está claro si los cambios en la audición se atribuyen directamente a COVID-19 o a otros factores, como tratamientos para brindar atención urgente. Claramente, existe una necesidad urgente de un estudio clínico y diagnóstico cuidadosamente realizado para comprender los efectos a largo plazo de COVID-19 en el sistema auditivo».

El Dr. Ralph Holme, director ejecutivo de investigación de RNID, dijo: «Estamos encantados de cofinanciar esta investigación vital para poder entender urgentemente si y cómo el coronavirus podría dañar la audición y cómo las personas puedan recibir el apoyo que necesitan para manejar su pérdida auditiva. Comprender qué parte del sistema auditivo se ve afectada es el primer paso. Luego necesitamos encontrar tratamientos para prevenir el virus que causa la pérdida auditiva».

El profesor Richard Ramsden, anteriormente neurotólogo con sede en Manchester, y ahora fideicomisario de DCEPT, dijo: «Acojo con satisfacción este importante proyecto, que tiene implicaciones importantes para esos muchos sobrevivientes de la infección por coronavirus y para los médicos que manejan a personas sordas y con dificultades auditivas».

Fuente: Universidad de Manchester

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *